Crianza de cerdos, manejo de cerdas reproductoras

Información sobre criterios de selección de cerdas reproductoras, identificación del celo, momento de inseminación. Peso ideal para la reproducción, condición corporal.


Síndrome del segundo parto en cerdas

El síndrome del segundo parto se refiere a la menor producción de lechones en el segundo parto de la cerda respecto a su primer parto, lo cual se debe a que la hembra entro a la reproducción con un peso que no era el adecuado o porque durante la lactación perdió mucha condición corporal. Lo ideal es que la primeriza entre a la reproducción con no menos de 135 kilos.

Si la pérdida de condición corporal de la primeriza fue relevante se debe atrasar su nuevo empadre hasta el segundo celo y aplicarle progesterona después del destete.

También puede ocurrir el síndrome del segundo parto por complicaciones en el parto relacionados con infecciones, es por ello que después del parto se le debe controlar la temperatura a la cerda al menos por tres días. El estrés térmico también influye y se debe a que la temperatura ambiente de la cerda es diferente al del lechón y si en maternidad prevalece el clima apropiado a los lechones se afecta a la hembra, lo ideal es que los lechones tengan su ambiente adjunto o si no es posible se debe llegar a la temperatura ideal de la cerda al décimo día del parto.

El síndrome del segundo parto es un problema más común de lo que se piensa y lo ideal es que la primeriza no esté ni muy flaca ni muy gorda durante la gestación y que tenga una alimentación adecuada en la lactación.

Fuente: Programa Canal Rural, visto el 31/08/21


Consideraciones para la selección de cerdas de reemplazo

Las cerdas abuelas deben ser clasificadas en grupos A, B y C, donde las cerdas clasificadas en el grupo A tienen partos de 14 o más lechones, las del grupo B partos de 12 lechones, pero menos de 14 y las del C partos con menos de 12 lechones. De esta manera la selección se centrará en las lechones de madres prolíficas, esto debido a que la prolificidad es una característica de baja heredabilidad por lo cual se debe de trabajar de forma intensa.

Las futuras reproductoras deben haber nacido con un peso superior a un kilo, dado que el peso al nacer influye en la prolificidad. Cuando están con 21 – 23 kilos de peso se les vuelve a evaluar considerando sus aplomos y su sistema mamario. Tanto el sistema mamario como los aplomos influyen en la longevidad de las cerdas dentro del plantel, se espera que estén durante 6 – 7 partos.

A los 135 – 140 días de edad se selecciona considerando una ganancia de peso diaria mínima de 580 – 600 gramos/día, considerando que el alimento que consumen no es el mismo de las cerdas que van para el camal.

Fuente: Djane Dallanora (Aula 71) en Programa Sistema CBA/Senar, visto el 08/08/17


Inseminación post cervical de cerdas

En la inseminación tradicional de cerdas se utilizan dosis de 80 – 100 ml conteniendo de 3 – 5 billones de espermatozoides, los cuales se depositan en el cérvix, si la dosis es menos de 2 billones de espermatozoides la tasa de parición será menor y el número de nacidos también.

En la inseminación Post cervical con la misma pipeta se pasa un catéter 20 – 22 cm más allá del cérvix y se usa de 1 – 1,5 billones de espermatozoides en dosis de 50 – 60 ml; la reducción de espermatozoides es posible debido a que se pasa el cérvix que es un ambiente hostil para los espermatozoides.

La inseminación post cervical disminuye la necesidad de machos reproductores, con el método tradicional se podía usar un macho para servir 168 hembras y con el método post cervical un macho sirve a 454 hembras, además disminuye el uso de diluente en la preparación de las dosis. Aún no está 100% comprobado que aumente el número de nacidos y que disminuya el tiempo de inseminación.

En el método post cervical no está descartado al 100% la presencia del macho durante la inseminación. La presencia del macho en la inseminación genera mayores contracciones uterinas dificultando el pasaje del catéter.

El método post cervical no usado en primiparas debido a la dificultad que presenta el pase del catéter.

Fuente: Djane Dallanora (Aula 62) en Programa Sistema CBA/Senar, visto el 05/06/17


Manejo y clasificación de cerdas reproductoras

Tener reproductoras con 23 o 28 lechones destetados por año no depende del monto de inversión sino del manejo de las cerdas, las cuales deben ser clasificadas en categorías: 1) lechonas de reposición, las que van a ser inseminadas por primera vez; 2) Primiparas, las que están en su primer parto y son las que concentran mayor preocupación para evitar problemas reproductivos relacionados con la pérdida de condición corporal (CC); 3) multiparas, cerdas con más de un parto. Dentro de las cerdas que han parido se hace otra clasificación considerando: a) las que retornan con normalidad su celo y b) las que tienen problemas reproductivos.

En una granja con población estabilizada el 40% de las cerdas son lechonas de reposición o primiparas y el 50 – 55% son cerdas con 3 – 7 partos.

El manejo de las cerdas de reposición y las primiparas debe considerar un periodo de preparación para que luego del parto no presenten un desbalance energético, esta preparación o «Flushing» consiste en el aumento de la energía en la dieta que viene reforzado por un aumento de alimento el cual se ofrece con mayor frecuencia. El flushing en las cerdas de reposición se realiza dos semanas antes de la cobertura y en las primiparas durante el periodo de destete hasta el regreso del celo, periodo que debe ser no mayor a 7 días.

Si el celo no regresa en siete días se puede espera hasta el siguiente celo para inseminar a la cerda o se la puede descartar.

Se debe tener en cuenta que la dosis de semen a usar debe estar refrigerada a una temperatura de 15 -20 °C y no debe ser refrigerada por más de tres días. El semen congelado es usado cuando se importa, siendo su tasa de parición del 60 – 70% y su producción de lechones de 10; con el semen refrigerado la tasa de parición es del 90% y los lechones por parto 15.

Fuente: Djane Dallanora (Aula 58) en Programa Sistema CBA/Senar, visto el 27/06/17


Manejo reproductivo de chanchillas y cerdas

Las lechonas recién destetadas y las chanchillas que van a ser usadas como reproductoras son alimentadas a voluntad, es decir tiene siempre alimento disponible en el comedero a fin de que se estimule la producción de óvulos y así se aumente el número de lechones nacidos.

Cuando las cerdas están gestando la alimentación se controla considerando la condición corporal y el estado de gestación. Siete días después de la inseminación se baja la energía de la dieta, luego se sigue el rimo metabólico hasta los 80 días y desde allí se aumenta la alimentación debido a que en los últimos 30 días de gestación los lechones crecen más y también para mejorar el desarrollo de las glándulas mamarias.

En gestación se debe cuidar a la cerda de posibles problemas en el tracto urinario y de problemas en los cascos; con un alto elevado consumo de agua de calidad las cerdas estarán orinando frecuentemente, de esta manera se limpia el tracto; se debe preparar a las cerdas para que se estimulen con un sonido y se levantan a tomar agua y orinar, las que no se levanten deben ser ayudadas. Los problemas de cascos si son generales se pueden deber a una nutrición inadecuada.

La detección del celo se hace usando cerdos más de once meses y la señal inequívoca del celo es la cerda que se queda inmóvil y acepta que un tratador le presione el lomo.

La inseminación de las primiparas es con el macho al frente, en las multiparas no. A ambas se les limpia en celo la vulva y se lubrica la pipeta, la diferencia en ambas categorías es que en las primiparas a la pipeta se le coloca la dosis y a las multiparas se les hace la inseminación post cervical, por ello a la pipeta se le agrega el catéter y se lo introduce hasta el cuerpo del útero y luego se agrega el semen. En el manejo de multiparas el tratador va introduciendo la pipeta en varias cerdas al mismo tiempo.

La cantidad de las dosis de semen en primiparas es mayor de 80 – 90 ml y en la de multiparas es de 50 ml.

Fuente: Djane Dallanora (Aula 57) en Programa Sistema CBA/Senar, visto el 29/05/17


Cerdas reproductoras y su capacidad reproductiva

El inicio de la pubertad en las cerdas es a los 5 meses, igual que en los machos, pero su útero aún se encuentra en crecimiento, pudiendo triplicarse tamaño del cuerno uterino en el tiempo que transcurre desde el primer al tercer celo. La dimensión del útero determina la cantidad de fetos que puede alojar, la cual no se aprovecha al máximo ya que en cada ciclo estral se producen hasta 35 ovulaciones.

El útero es protegido por el cérvix, que es el lugar donde se deposita el líquido seminal tanto en la monta natural como en la inseminación artificial tradicional; para su función de protección del útero el cérvix cuenta con células de defensa, con moco, con el nivel de pH, de esta manera de una dosis de 3 billones de espermatozoides llegan al local de fecundación esperando la ovulación solamente 100 espermatozoides.

La duración del celo en marranas multíparas es de 60 horas y la ovulación se produce 40 horas después de iniciado el celo. El Pre estro ocurre de 1 a 3 días antes del celo y en la cerda comienza a aparecer mucosidad en su vulva y se puede apreciar a la cerda intentando montar otras cerdas mas no tolera la presión lumbar del hombre delante de la presencia del macho, lo cual si acepta cuando está en el estro. El celo es más corto en primiparas y ovulan antes.

Fuente: Djane Dallanora (Aula 51) en Programa Sistema CBA/Senar, visto el 26/06/17


Momento de la primera inseminación de cerdas

Las cerdas de reposición deben ser inseminadas considerando: 1) que estén en el 3° o 4° celo; 2) que tengan de 210 – 240 días de edad; 3) que pesen mínimo 130 kilos y máximo 150; 4) que su ganancia de peso diaria promedio desde el nacimiento al 1° servicio sea mínimo de 675 gramos/día.

El manejo de las cerdas de reposición se debe hacer por edad y por celo, así se facilita su manejo posterior. La presencia del macho en el corral para estimular la pubertad se debe hacer dos veces al día, considerando un macho para 60 cerdas y cambiando el macho cada 5 – 6 corrales. El macho debe entrar en contacto con cada una de las hembras del corral evitando que las vaya a aplastar.

El celo para la primera cobertura usado es el 3° o el 4° pero llevando estadísticas la granja puede usar otro celo que mejor se adapta ya que sus estadísticas consideran la genética y las condiciones ambientales. El 3° y 4° celo facilita el crecimiento del útero lo que genera más lechones nacidos.

No obstante, los puntos señalados, se logran mayores nacimientos cuando la inseminación de las cerdas se hace en sus jaulas con un previo periodo de adaptación de 14 días, en este periodo se le cambia la alimentación de reposición restringida que evita el aumento de peso por una dieta de lactación administrada a voluntad y suministrada 4 – 5 veces al día a fin de estimular el consumo, de esta manera se consigue una mayor tasa de ovulación.

Fuente: Ronie Pinheiro (Aula 56) en Programa Sistema CBA/Senar, visto el 24/06/17


Manejo de cerdas de reposición

Las marranas actualmente producen de 28 – 30 óvulos por celo y se logran normalmente de 12 -13 lechones nacidos, con lo cual se pierden óvulos, que puede ser por causa de la calidad del semen del macho, de la inseminación o por causa de la hembra. El objetivo debe ser tener la mayor cantidad de hembras con 3 – 6 partos a fin de tener lechones nacidos de buena calidad.

A los 150 – 160 días de vida las hembras seleccionadas para reposición deben estar expuestas diariamente a la presencia del macho por 10 – 15 minutos en cada corral, el cual debe contener no más de 10 hembras. El macho debe tener una edad mínima de 11 meses y presentar buen peso y libido. 20 -30 días después de haber estado en contacto con el macho el 75% de las hembras deben presentar el celo.

Las cerdas seleccionadas para reposición deben tener buenos aplomos y pezuñas. Deben tener 16 pezones viables, pertenecer a la línea de hembras con mayor prolificidad, además deben haber presentado buen peso al nacer y al destete debido a que tienen una alta correlación con la prolificidad. Son mejores las hembras que al destete han pesado 7 kilos.

El ambiente de las cerdas de reposición no debe ser húmedo y si se han adquirido fuera deben pasar por una cuarentena que considere 14 días de alimentación con ración medicada y la aplicación de vacunas ya que los viajes largos producen caída del sistema inmunológico.

Fuente: Ronie Pinheiro (Aula 55) en Programa Sistema CBA/Senar, visto el 21/06/17


Identificación del celo en las marranas

La identificación del celo en las marranas reproductoras se hace todos los días con la ayuda de un verraco, el cual es paseado por el galpón de reproductoras, identificándose a las marranas en celo porque: 1) las orejas se le levantan, 2) la vulva está más dilatada y con una mayor tonalidad roja, 3) quedan paralizadas pareciendo de piedra y el operario puede subirse encima de ellas.

Las marranas que han sido identificadas como en celo son marcadas con un spray para ser posteriormente inseminadas, de preferencia el mismo día. Para detectar las marranas preñadas se les pasa también el macho si después de 42 días no presentan señales de celo es bastante probable que estén preñadas las marranas.

Las chanchillas entran en celo a los 180 – 240 días de vida, el celo a partir de esa edad se repite cada 21 días; debe recordarse que el celo es el periodo fértil de la marrana, en el cual libera los óvulos a fin de que reciban a los espermatozoides. La gestación de las marranas dura en promedio 114 días.

Fuente: Programa Globo Rural, visto el 08/07/15.


Manejo de marranas para una buena producción de leche

El primer cuidado que se debe tener con las marranas es una alimentación especial para gestantes cuando ellas están preñadas, deben consumir diariamente 3 kilos de alimento para gestantes; tres días antes del parto se le reduce el alimento a 2 kilos. El ambiente de maternidad debe ser limpio, tranquilo y confortable. Si el parto es en verano, se les debe refrescar.

Después del parto se debe observar si la marrana consume bien el alimento concentrado, el cual debe ser rico en energía y proteínas a fin de cubrir los requerimientos necesarios para una buena producción de leche; también se debe observar si presenta fiebre y si está amamantando bien. Las marranas de primer parto deben ser atendidas en el parto.

Infecciones urinarias, metritis o mastitis pueden ocasionar bajas producciones de leche en las marranas; si una marrana no está produciendo leche suficiente para atender a sus lechones, estos deben ser llevados a una marrana recientemente destetada que haya tenido una buena producción de leche, si la marrana acepta la primera lactación de estos lechones significa que los acepto. Si no se cuenta con una marrana con lechones destetados se debe dar leche en polvo especialmente preparada para cerdos, si se les da leche de vaca en polvo los lechones morirán.

Fuente: Programa Globo Rural, visto el 19/05/15


Bienestar en marranas gestantes

Experiencia en Brasilia, Brasil. En la Unión Europea está prohibida la crianza en jaulas, antiguamente se creía que moverse generaba abortos, pero estar en jaulas solo les permite subir y bajar en la misma posición, sin permitir que los cerdos tengan nada que hacer y dado que los cerdos son animales sociales que viven en grupos de seis, debidamente jerarquizado, comienzan a desarrollar comportamientos anormales.

La crianza de marranas gestantes se hace colectivamente, donde ellas forman sus grupos de forma natural y reciben entrenamiento para alimentarse debido a que el alimento está en máquinas de alimentación automatizada.

Criarlas en jaulas solamente les permite subir y bajar en la misma posición, provocándole escaras por estar echadas en la misma posición. La jaula se usa porque facilita el manejo (en celo y alimentación). En jaulas no tienen nada que hacer entonces se produce el comportamiento anormal, intentan comer sin tener nada, beben agua.

Tres cuestiones se consideran en el bienestar de las marranas gestantes: 1) la necesidad de expresar su comportamiento natura, 2) fisiología del animal, 3) piscología del animal (frustrado presenta comportamiento anormal).

Fuente: Programa Globo Rural, visto el 16/01/14.